1 de septiembre de 2019

ARGENTINA: SORPRESA, CONFUSION Y DESBANDE

La contundencia en los números de las elecciones del 11 de agosto causó sorpresa a propios y extraños. En las filas propias insufló entusiasmo y reforzó energías.

En el gobierno el resultado cayó como un mazazo del que todavía no se han repuesto, y dio lugar a desnudar aún más sus rasgos autoritarios: el asesinato de un trabajador mediante una patada por parte de un policía de la CABA y el anciano que murió luego de recibir una paliza en manos de vigiladores del supermercado COTO, son una prueba de ello. Los dislates de Carrió, atribuyendo a Alberto Fernández la responsabilidad de lo que ocurra con los “sacrosantos” mercados y con el derrotero económico del país, así como aquello de que en octubre votarán a Cambiemos quienes están esquiando en el sur y culminando con que a ellos únicamente muertos los van a sacar de Olivos, confirma una vez más el extravío de la legisladora. Con respecto al presidente solo alcanza con comparar el discurso del lunes posterior a las elecciones con el del miércoles pidiendo disculpas por lo que había dicho antes. Párrafo aparte merece el no saber en qué día vivía y lo que considera él con levantarse temprano. . . Tampoco le fue bien al nuevo Ministro Lacunza que extravió sus papeles el día en que asumió; cometió un lapsus al afirmar que había sido nombrado presidente y anunciaba que su módico objetivo en la gestión será “estabilizar el tipo de cambio”. Por último la renuncia furtiva del Ministro Dujovne, sin ningún tipo de autocrítica y arrogándose el dudoso mérito de haber reducido el déficit, conforman el grotesco en que se ha convertido el mejor equipo de los últimos cincuenta años. La confusión del gobierno se hizo evidente cuando entre idas y venidas congeló el precio de las naftas y bajó el IVA. Así se malquistó con los gobernadores peronistas y los de otras identidades políticas. Como telón de fondo y confirmando el desbande, puede observarse el panquequismo de los periodistas “independientes”; el pragmatismo de muchos empresarios cercanos a Cambiemos y el disimulado repliegue de miembros de la corporación judicial, donde algunos empezaron a hacer las valijas o a tramitar sus jubilaciones, mientras que otros iniciaron un saludable “cambio de camiseta”. Párrafo aparte merece la opinión del FMI, cuando afirma que en nuestro país existe hoy “un vacío de poder “, soslayando que él es corresponsable de la actual crisis económica y social que atraviesa la Argentina. Además, es evidente que también toma distancia del oficialismo, desentendiéndose así del apoyo financiero y político que brindó a Macri en los últimos tramos de su gobierno. Ante este complicado escenario político es importante tener en cuenta la palabra de Axel Kicillof cuando recomendaba “no relajarse”, como una invitación a seguir persuadiendo y militando la campaña electoral del proyecto nacional y popular, para que en octubre tengamos en el gobierno al Frente de Todos. Prof. Carlos R. Santiago

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios