29 de abril de 2019

ESPAÑA; ELECCIONES

A contramano de lo que ocurre en la mayoría de los países europeos, donde gobiernan partidos y políticos de derecha, en España ganó la izquierda.

. El triunfo de Pedro Sánchez y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) significa una señal alentadora para las fuerzas progresistas y de izquierda de Europa y de nuestra región latinoamericana. El PSOE  alcanzó el 28,7 % de los votos,  lo que le otorga 123 escaños en Diputados. Unidos Podemos, la coalición que se ubica algo más a la izquierda que Pedro Sánchez, obtuvo el 14,3%, lo que equivale a 42 legisladores. Por su parte,  el Partido Popular, el más representativo de la  derecha sufrió una derrota histórica con el 16,7 %, lo que significa el magro logro de 66 escaños, luego de ser gobierno durante  muchos años.

La radiografía económica de España explica de alguna manera el resultado de la contienda electoral. Si bien el país ha crecido un 3% anual, el mercado laboral muestra un contraste llamativo. Es que el desempleo supera el 14% en general, mientras entre los jóvenes alcanza el 32,7%. Además, las características de los nuevos empleos se manifiestan en una notoria precariedad, con contratos temporales y salarios escasos. Como muestra de ello, basta saber que de unos 6 millones de contratos firmados en 2018, un 26,6% del total apenas duraron una semana o menos. . De ahí que una de las prioridades de la alianza ganadora sea el aumento de los salarios mínimos y de las postergadas pensiones.

Como consecuencia del resultado electoral, todo parece indicar que se abre un período de cierta estabilidad política en España. El triunfo del PSOE y el crecimiento de la izquierda representada en Unidas Podemos, más el buen resultado de las fuerzas autonomistas, presagian para España un camino similar al emprendido por la alianza de izquierda que hoy gobierna Portugal. En este pequeño país de Europa se produjo un escenario político caracterizado por la desobediencia a los dictados del FMI, con crecimiento económico e inclusión social. El futuro de España estará atravesado por fuertes disputas y trabajosas negociaciones políticas, pero el triunfo de la izquierda es la señal más esperanzadora que apareció en la Península Ibérica el 28 de abril pasado.

                                                       Prof. Carlos R. Santiago 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas

Comentarios