OPINIÓN  30 de noviembre de 2018

ARGENTINA : “FRENTE SOCIAL, CÍVICO Y PATRIÓTICO”

Cuando en la región y en nuestro país pareciera que sólo hay un único modelo caracterizado por el ajuste, el hambre, la exclusión y la represión de las mayorías que resisen, aparecen alternativas que proponen otros caminos posibles. Es el caso del Foro Mundial del Pensamiento Crítico, organizado el Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales ( Clacso) a mediados de noviembre, y que reunió a políticos e intelectuales de los más diversos orígenes, quienes coincidieron en señalar otros modelos políticos que reemplacen al neoliberalismo imperante, que se presenta a sí mismo como excluyente de cualquier otro discurso.

En dicho Foro sobresalieron las intervenciones de Cristina Fernández de Kirchner y del vicepresidente de Bolivia Álvaro García Linera. El encuentro, que se dio en la cancha de Ferro, había sido catalogado por los medios de comunicación como una contra cumbre al G20. Sin embargo la expresidenta desafió esta idea al decir: “Esto no es ninguna contra cumbre. Desde el progresismo debemos acostumbrarnos a no presentarnos como la contra”. Cristina llamó a la construcción de un gran frente que incluya a todos los sectores afectados por las políticas reinstaladas con la llegada de Mauricio Macri al gobierno. Instó a borrar cualquier obstáculo que divida al campo popular, llamando a conformar “una nueva categoría de frente social, cívico, patriótico, en el cual se agrupen todos los sectores que son agredidos por las políticas del neoliberalismo”. En otro tramo de su intervención cuestionó el sistema institucional actual, afirmando que “Estamos con el mismo sistema de gobierno de cuando no había luz eléctrica. ¿Alguien se sacaría una muela como se sacaban en 1789? Hay que pensar nuevas arquitecturas institucionales que reflejen la nueva estructura de poder”. En cuanto a la necesidad de llamar a una unidad amplia del campo popular, hay que decir que tal confluencia no necesariamente hará diluir los contenidos políticos. Estos tendrán que expresar la necesaria presencia del Estado arbitrando los desequilibrios sociales, auspiciando nuevamente la vigencia de las paritarias libres; que ponga límites al aumento de las tarifas de servicios públicos; impulse el consumo interno; que ponga en marcha el aparato productivo y revierta este proceso de primarización de la economía, controlando la importación desenfrenada que nos ha llevado a la destrucción de las economías regionales y de la industria nacional. Con una política exterior que priorice la unidad latinoamericana, que nos permita negociar mejor con las grandes naciones del mundo, a partir de constituirnos como un bloque regional. De esta forma, militando y protagonizando cada uno de nosotros esa vocación unitaria en las familias, en las universidades, en las organizaciones sociales, en los sindicatos, en el conjunto de las instituciones y en las calles, se hará realidad esa afirmación que realizara García Linera, en relación a la contraofensiva de la derecha, cuando aseguró que sólo se trata de una oleada conservadora en la que “Están repitiendo viejas recetas que fracasaron”, modelo al que denominó como un “neoliberalismo zombi, fosilizado. No hay inventiva, no hay creatividad, no hay esperanza”. Un modelo político que sobrevive, sin futuro alguno en el cambiante proceso histórico de nuestros días. Prof. Carlos R. Santiago

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios