NACIONALES  3 de junio de 2018

ARGENTINA : LA CALLE SE HA PUESTO EN MARCHA

En Octubre pasado el Gobierno obtuvo un importante triunfo en las elecciones de medio término. Equivocadamente, creyó que se trataba de un cheque en blanco.(por el prof. Carlos Santiago)

. Tal vez por eso se apresuró a impulsar el proyecto de la mal llamada reforma previsional. Sin embargo, la población reaccionó rápidamente  cuando entendió que se arrebataban  los dineros de los flacos bolsillos de  jubilados y pensionados. Ganando la calle se movilizó el 14 y el 18 de  Diciembre,  lo que significó  una verdadera visagra en el proceso político de nuestro país. Aquellas movilizaciones obligaron a la oposición política del Congreso a unirse contra el proyecto oficial. La multitud en las calles y la unidad en el Parlamento fue  una señal inequívoca de que algo  había cambiado en el humor social. Cambio que por otra parte tenía antecedentes en Marzo de 2017,  en ocasión de la conmemoración del día de la mujer y del golpe del '76, así como en la movilización obrera del mismo mes. Ya en el 2018,  apenas cuatro  meses después de las elecciones ocurrió el  21F. Ese día,  desde muy temprano comenzaron a movilizarse los Camioneros, ambas CTA, ATE, la Corriente Federal de los Trabajadores, partidos de izquierda y organizaciones sociales, en una jornada unitaria como no se tenía memoria. Poco después vendrían los docentes marchando a Plaza de Mayo  luego de recorrer las provincias durante tres días en defensa de sus salarios y de la escuela pública. Al cabo de dos días una multitud integrada por diversos espacios políticos, sociales, gremiales y culturales se movilizó bajo la consigna "La Patria está en peligro" y contra el acuerdo con el FMI. Al mismo tiempo, miles de personas se reunieron para celebrar un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo y repudiar el ajuste gubernamental. Como una seguidilla imparable del rechazo a la gestión de Cambiemos, el  31 de ese mes se convirtió en Ley el proyecto que retrotraía el aumento de las tarifas. Este triunfo de la oposición se logró a pesar de las presiones y extorsiones oficiales para con algunas  gobernaciones. Luego vino el veto de Macri  y como consecuencia el alto costo político que debió pagar el gobierno, que ha tenido una derrota política que va más allá de los números de la votación. Es que según todas las encuestadoras el 88% de los ciudadanos consultados creían razonable volver las tarifas a noviembre del año pasado y subirlas según los aumentos salariales. El octavo veto macrista obedece a su voluntad de favorecer siempre a los monopolios del sector, a los banqueros, exportadores y el capital financiero internacional. Como suele decirse, un gobierno de ricos para los ricos.

Pocas horas después, una multitud que llegó de diferentes partes del país  colmó la Plaza de Mayo para manifestarse contra el ajuste y el tarifazo, en la denominada Marcha Federal por Pan y Trabajo, en un reclamo que atravesó el país desde Ushuaia a la Quiaca y que incluyó un pedido a la CGT para que convoque a un paro general. Por estas horas, hasta el  vacilante y casi desaparecido triunvirato de la central obrera aseguran que el paro se realizará. En este contexto, Pablo Moyano y Sergio Palazzo se  preparan para disputar la conducción cegetista, lo que significaría una dirección del movimiento obrero más confrontativa con el gobierno. Mientras tanto, en la oposición política se observan gestos y encuentros que indicarían avances en la  unidad amplia del peronismo y sus aliados.

Sin embargo, a pesar de la sistemática resistencia y lucha de los sectores populares afectados por el modelo hambreador del gobierno, éste sigue ajustando como si no acusara recibo de la creciente unidad opositora, y el aislamiento progresivo de su gestión. Es por eso que imperturbable, adquiere armamento moderno para la represión interna y planea utilizar a las Fuerzas Armadas para reprimir la protesta social y cumplir con las recetas del FMI. , que le exigen al gobierno recortar el gasto público y los subsidios.

Pero como ya se dijo, la calle se ha puesto en marcha y en política no es bueno encerrarse en los despachos oficiales. Los argentinos movilizados derrotaron  a la dictadura y obligaron a la Alianza a dejar el gobierno. Tampoco es aconsejable desoír las enseñanzas de la historia.

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios