OPINIÓN  18 de abril de 2018

CUMBRE DE LAS AMÉRICAS: HIPOCRESÍA Y DESVERGÜENZA

A mediados de mes el presidente Macri fue el encargado de abrir la ronda de oradores en la VIII Cumbre de las Américas, en Lima, Perú. En su breve intervención dejó en claro su lineamiento con la política internacional de EE.UU.

 Esto pudo constatarse en el respaldo que ofreció al ataque que llevó a cabo esa nación a Siria, acompañado del Reino Unido y Francia. Ataque que no contó con la autorización de sus  respectivos Parlamentos, ni con la aprobacion de las Naciones Unidas. Similar actitud tuvo Macri cuando condenó al gobierno venezolano, a tono con el libreto armado en Washington.

 En cuanto a la lucha contra la corrupción, el tema central de la Cumbre, el Presidente argentino desarrolló una exposición que soslaya las acusaciones que pesan sobre él y  sus ministros. En cuanto a Siria, el presunto uso de armas químicas por parte del gobierno de ese país, no ha tenido el respaldo probatorio que justifique semejante acto criminal por parte de las potencias mencionadas. Además, si se recuerda lo sucedido en Irak y Libia años atrás, queda claro que las respectivas invasiones a esos territorios tuvieron relación con las reservas petroleras de ambos países. ¿ Por qué no asociar entonces el ataque a Siria a la existencia de hidrocarburos en su suelo?

 En cuanto a Venezuela, el presidente Macri prometió no reconocer las elecciones próximas en ese país, además de afirmar que el gobierno de Nicolás Maduro debería aceptar la colaboración internacional para superar lo que nuestro presidente califica como una "crisis humanitaria". Es obvio que estas opiniones injerencistas alientan una posible invasión extranjera en Venezuela, con el pretexto de restablecer el orden en esa nación. Sin embargo, la preocupación de nuestro presidente por la democracia de Venezuela, no tuvo su correlato por lo que sucede en Brasil, cuyo gobierno surgió luego del derrocamiento de Dilma Rousseff mediante artilugios institucionales,  para luego encarcelar al político más popular del país, sin contar con pruebas que lo justifique.

 En cuanto al tema central de la Cumbre, que giró en torno a la lucha contra la corrupción, las palabras de Macri parecían dirigidas a su propia Administración. Es que tanto el Presidente como la mayoría de sus Ministros están acusados de utilizar al Estado para aumentar el volumen de sus billeteras o para multiplicar las ganancias de las empresas a las que estan asociados,  u ofician de gerenciadores.

 Pero sin duda donde su intervención alcanzó el grado más alto de hipocrecía, fue cuando insistió acerca del combate a la corrupción en los países de la región:  . . ."allí donde la democracia se debilita, la corrupción se incrementa, y allí donde la desigualdad no da tregua, la corrupción echa raíces", dijo. "Nuestros pueblos merecen gobernantes honestos y con vocación de servicio,  que no trabajen para beneficiarse a sí mismos",  obviando los imnumerables conflictos de intereses que pesan sobre sus funcionarios y sobre él mismo. Al final dejó una frase de antología: "Son muchos los que todavía cuentan con impunidad", aseguró.

 El consuelo ante  tanta hipcrecía y desverguenza llegó desde la Cumbre de los Pueblos, en un encuentro alternativo que reunió a organizaciones sociales, sindicales y partidos de izquierda. En el documento final de esa Cumbre se condenó a los gobiernos de EE.UU. y de Argentina. Sobre el gobierno macrista puntualizó que . . ."se caracteriza por robarle a los pobres para enriquecer a los ricos, por el aumento de la deuda externa, por la represión a los movimientos populares y por el irrespeto a los derechos humanos". También se menciona la desaparición y asesinato de Santiago Maldonado luego de larepresión de la Gendarmería, además de exigir la liberación de Milagro Sala y otros presos políticos.

  Como puede verse, la Cumbre de los Pueblos aportó un soplo de dignidad en medio de  una Lima atravesada  por una atmósfera de hipocrecía y desverguenza.

                                                Prof.Carlos R. Santiago

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios