MUNDO  16 de abril de 2018

CHINA : LA MULTIPOLARIDAD

Cuando cayó la Unión Soviética y el denominado "campo socialista", parecía que Estados Unidos quedaba como potencia rectora del mundo, o para decirlo de manera más cruda, como amo del planeta.

Pero lo que se vio a pocos años de finales del  siglo pasado, es otro escenario internacional. Ahora se observa una progresiva decadencia económica de EE.UU. que tiene en China un competidor que, todo indica, asoma como la potencia industrial del futuro; algo así como el nuevo "taller del mundo" donde,  obviamente, en ese proceso competitivo va ganando terreno y posiciones en el ajedrez de la política internacional. Así entonces, el Imperio va perdiendo la iniciativa histórica, y por consiguiente puede decirse  que ya no hace lo que quiere, sino lo que puede.

China ahora, o mejor, en los últimos años ha logrado un crecimiento económico sostenido y paralelamente aumentó  su influencia económica y política en nuestra región. Es hoy el segundo socio comercial de nuestro país, factor destacado en las relaciones económicas con Brasil y otros países latinoamericanos. Pero además, no está sola. Hace varios años la actual Rusia empezó a ocupar un lugar destacado entre las grandes potencias, desarrolló lazos económicos y políticos de colaboracón con China, conformándose así una alianza entre ambas naciones que cambiaron la relación de fuerzas entre las grandes potencias. China también consolida su presencia en el lejano Oriente, que puede corroborarse en la desactivación de tensiones entre las dos Coreas, favoreciendo así  la posibilidad de una mejor relación entre Corea del Norte y EE.UU. Por su pare, Rusia viene teniendo una influencia significativa en el conflicto sirio. Es más, puede asegurarse que su presencia impidió la invasión norteamericana en Damasco y en estos meses puede observarse el retroceso en ese país de los focos terroristas, que ya es sabido, han sido fogoneados por EE.UU. y países europeos.

En este contexto mundial ha recrudecido el conflicto entre las potencias. El entrecruzamiento de expulsiones diplomáticas entre Rusia y el Reino Unido, otros países europeos y EE.UU. , son una prueba de ello. Pero ahora se suma la tensión entre Beijing y Washintong, tras la decisión estadounidense de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio. En el medio está Rusia que negocia el crudo con el gigante asiático. Un verdadero rompecabezas entre las potencias, con una solución difícil de preveer. Ante los aranceles impuestos por el gobierno de Tramp, la cancillería china planteó que no tendría inconvenientes en discutir una rebaja recíproca de los aranceles, pero sin arrogancias y en un clima de respeto mútuo.

Por otro lado China presentó un contrato a futuro de petróleo en yuanes, la moneda de su país. Esto traería una fuerte incidencia en la hasta ahora moneda de cambio internacional que significa el dólar. Para tener una idea de lo que representa este cambio para EE.UU. , digamos que tanto Sadam Hussein como Kadafi habían comenzado a negociar petróleo en euros y eso también explica más que ninguna otra razón la necesidad de eliminarlos. La intención del Imperio fue la de "escarmentar" a otros que se animen a reemplazar al dólar. Tampoco hace falta aclarar que China no es Irak ni Libia y por lo tanto,  no existe la posibilidad de una invasión al país asiático. Pero además se trata de la segunda economía del mundo, que sigue creciendo año a año. En 2017, China y  Rusia firmaron un acuerdo para realizar las transaciones de crudo entre ambas naciones en yuanes. Y si  se recuerda que el país asiático es el primer importador de petróleo y sus derivados del mundo, está clara la importancia de ese cambio en las transaciones. El despazamiento del dólar implicaría para EE.UU. la pérdida de un factor central en su estrategia de presión y sanciones sobre países como Irán, Rusia y Venezuela.

Como puede verse, el conflicto entre las potencias está en pleno desarrollo, y sus consecuencias sobre el resto de los países es indiscutible. Eso también forma parte de la globalización.

                                                  Prof. Carlos R. Santiago       

COMPARTIR:


Notas Relacionadas

Comentarios